Segundo aumento del año en combustibles

Por segunda vez en el año, las naftas y el gasoil aumentaron desde las 0 horas de este viernes en todo el país. La suba será del 6% promedio y será aplicada por las principales petroleras del país, un lote integrado por la estatal YPF, Axion, Shell, Petrobras y Oil.

Las petroleras sostienen que las subas de precios se deben a la devaluación. En diciembre el Gobierno convalidó un salto cambiario en torno al 40%, pero esa brecha se incrementó en la última semana con la escalada del dólar (pese al retroceso de los últimos dos días).

Las petroleras venden los combustibles en pesos, pero pagan el petróleo a un precio dolarizado. De manera que la depreciación de la moneda local las obliga a desembolsar más billetes.

En dólares, las naftas en la Argentina están alrededor de US$ 1 el litro, un valor similar al del resto de la región.

Por lo cual desde hoy a la medianoche, los combustibles costarán un 6% más. Es el tercer ajuste del año. Ese porcentaje es un promedio a nivel nacional, y para las naftas y gasoils.

El ajuste alcanzaba a la mayor parte de los surtidores, dijeron fuentes del sector petrolero. Y tiene largos antecedentes. En diciembre, tras el levantamiento del cepo, las refinadoras –YPF, Shell, Axion, Petrobras, Refinor– pidieron que las dejaran aplicar aumentos. Eso fue, plantearon, porque el petróleo crudo que compran está valuado en dólares, aunque se paga en pesos. El Gobierno les autorizó un incremento en enero, que fue de 6%. Pero luego el dólar siguió subiendo, y las petroleras insistieron con nuevos aumentos. En febrero el Gobierno no los autorizó. Y las empresas, con la estatal YPF a la cabeza, volvieron a la carga en marzo, pidiendo un aumento del 10%. Cuando esa cifra ya había trascendido, e incluso se la discutía a nivel del gabinete nacional, hubo una marcha atrás, y el ajuste fue del 6%. Así, quedó pendiente un nuevo aumento, que es el aplicado desde este viernes.

Estos incrementos se dan cuando el precio del combustible en todo el mundo baja al ritmo de la caída del precio del petróleo. Aunque aquí, el Gobierno garantizó a las petroleras un precio mínimo superior al del mercado internacional.