Gobierno advirtió excesos en permisos gremiales

Asuntos Gremiales del Gobierno advirtió excesos de parte de algunas entidades sindicales, por lo que se avanzará en solicitar una auditoría de parte del Tribunal de Cuentas para que haga un detalle de cuánto se gastó en los últimos años respecto de permisos gremiales.

En este sentido, el jefe del área, José Luis Álvarez, subsecretario de explicó que “la ley nacional 23551 que regula las relaciones con las asociaciones sindicales establece que las comisiones directivas tienen derecho, para ejercer su representación, tengan la posibilidad de disponer de una licencia sin goce de haberes. Y la compensación económica debe ser sostenida por la propia asociación con los fondos que percibe por cuota social de los afiliados”.

Indicó que “hay distintas situaciones respecto de delegados, paritarios y representantes ante congresos. Los delegados tienen derecho a tener un cupo horario mensual para ejercer su rol de representantes de los trabajadores antes el sindicato y la patronal. El cupo se fija de acuerdo a la responsabilidad y funciones que realiza”.

El funcionario marco la observación comparando gestiones anteriores ya que “los representantes del Gobierno en estos años han permitido a las comisiones directivas puedan usufructuar permisos gremiales remunerados. Es decir, que nosotros terminamos sosteniendo económicamente el funcionamiento administrativo de los gremios. La ley 23551 dice que las asociaciones no pueden recibir subvenciones directas o indirectas de los empleadores, porque les pagamos por las horas, días o cargos no trabajados”.

Por lo tanto remarcó que desde el Ejecutivo se pedirá una auditoría de parte del Tribunal de Cuentas “para que haga un detalle de cuánto se gastó en los últimos años respecto de permisos gremiales”.

Teniendo la situación actual de conflicto, Alvarez advirtió que “el problema de estos años es que se exceden en el uso de los permisos. El Gobierno debe informar que no se pueden otorgar más permisos. En ese momento, la responsabilidad del otorgamiento de permiso se traslada a la asociación sindical. Pero en los últimos años no hubo una política del Estado que tienda a normalizar esta situación. Queremos permitir la libertad sindical pero que cada uno se haga cargo de lo que le toca”, dijo.

“Vamos a respetar los convenios sectoriales vigentes. Pero vamos a empezar a notificar sobre el cumplimiento del cupo. No se le va a tomar como falta injustificada, pero sí deberán reclamarle a la entidad gremial el pago de esas horas”, dijo acerca de las medidas a seguir “hasta los cupos existentes vamos a seguir abonando los permisos, porque hay acuerdos vigentes. Una vez que salgamos de esta situación y podamos establecer una auditoría vamos a revisar la situación con las asociaciones sindicales y reveer esto. Pero en este marco de conflictividad no podemos desconocer los acuerdos vigentes. Sería considerado un acto de mala fe o práctica desleal”.