Fracasó la licitación por el servicio público de colectivos

Ninguna empresa compró los pliegos de la licitación para el servicio de colectivos, mientras que hoy se cumple el plazo de la misma. De esta forma fracasa la convocatoria hecha por el Municipio y ahora una comisión se encargará de determinar qué pasos se adoptan de ahora en más para que los vecinos no se queden sin el transporte.

Quedará desierta la licitación pública para la concesión del servicio de autotransporte público colectivo de pasajeros, realizada por el Municipio local, ya que ninguna empresa compró los pliegos, según confirmó el secretario de Participación y Gestión Ciudadana, Federico Runín.

“Ninguna empresa compró los pliegos, por lo tanto la comisión de licitación verá cuáles son los procedimientos a seguir teniendo en cuenta que existen reglamentaciones vigentes que rigen en el marco de las contrataciones en el ámbito de la Municipalidad”, dijo Runín. La apertura de sobres de la licitación estaba previsto para las 11:00 de hoy.

La empresa que actualmente opera el servicio se denomina “Montecristo” y se le vence el contrato, por lo tanto cada día que pasa los usuarios padecen la falta de cumplimiento de frecuencias y el hecho que los recorridos se cumplen con menos unidades que las exigidas desde el Municipio. Además, diariamente queda alguna fuera de servicio.

La licitación lanzada por el Ejecutivo Municipal pretendía mejorar el servicio a los vecinos. De esta forma se exigía un mínimo de 20 unidades en la totalidad de las líneas y, además, contar con dos unidades de reserva las cuales deben respetar las mismas condiciones establecidas para las unidades utilizadas.

Otro punto de la licitación señala que la concesionaria debía incorporar a su planta de personal a los empleados, choferes y obreros que se encuentren en relación de dependencia de la actual concesionaria con un plazo mínimo de antigüedad en la misma de seis meses.

Garantizar la estabilidad laboral del personal, manteniendo indemnes su categoría profesional, su antigüedad, su salario y demás prerrogativas legales y convencionales, era otro de los puntos plasmados en los pliegos de la licitación. Para cumplir con ese fin, obligaba a la empresa concesionaria a “no producir despidos sin causa”.

Otro punto previsto en el pliego de la licitación, que no despertó el interés de ninguna empresa, es que la “revisión de las tarifas como máximo se realizaría dos veces por año y según un detallado análisis de costos”.

Fuente: El Sureño