Daños en el cementerio: Fernández pidió disculpas

Por el aire de Radio Provincia, Román Darío Fernández quién ingresó el pasado domingo al cementerio parque de Ushuaia y provocó destrozos incluyendo una tumba, dio la cara, pidió disculpas a los afectados y aclaró que fue un accidente a pesar que sus actuaciones demuestren lo contrario.

Fernández precisó que en la mañana del domingo fue a visitar la tumba de un amigo que había fallecido hacía poco tiempo y su vehículo quedó atascado en la nieve así que decidió dejarlo para luego buscarlo y al volver “ya estaban los de Tránsito así que les expliqué lo que pasó y ellos me dijeron, ¿te diste cuenta que chocaste una tumba?”, y me bajo para fijarme y era así, se ve que el auto empezó a escarbar y a tirar tierra”.

“Cuando me estaba retirando vi que había un familiar” de la tumba que dañó y “cuando quise hablar con él me dijo “estoy re caliente y si me bajo te voy a cagar a trompadas”, entonces “yo lo único que hice fue agachar la cabeza”.

“Yo no tomé una gota de alcohol”, aseguró Fernández, quien sí admitió “llevar dos cervezas, pero estaban cerradas, siempre acostumbro llevarlas, pero no estaba alcoholizado”, insistió.

Fernández recalcó que no es un “demente” y pidió “mil disculpas” aunque “la difamación ya la tengo”.
“Yo no soy de Ushuaia y no conozco el cementerio, entiendo el dolor de esta persona y le pido mil disculpas”, reiteró Fernández refiriéndose a Marcelo Lagraña, familiar de la persona fallecida cuya tumba fue dañada y quien denunció el hecho.

Fernández admitió finalmente no tener al momento del hecho su carnet de conducir, alegando: “No soy el único”.